A Casilda Rojas Tubilleja, mi abuela, se puede decir que nunca le conocí sana y es que cuando yo tenía 8 años le diagnosticaron Alzheimer. Estuvo otros 13 años con la enfermedad hasta que murió. Cuando murió ya no era Casilda Rojas Tubilleja, no sabía quién era ni quiénes éramos.

Nunca conocí “en sus cabales” a mi abuela, y creo que siempre fui el nieto que más atención la prestó (al menos al final). Será que por no haberle conocido “sana”, yo acepté con mayor naturalidad su nuevo estado, y me afectó menos su metamorfósis. Yo no lo veía tan dramático, mientras mi abuelo o mi madre lloraban por las esquinas o mis hermanos intentaban evitar el tema.

Casilda siempre sonreía, creo que era la más feliz de mi familia, la más vitalista. Al contrario que su marido, que todo lo veía más negro. Casilda Rojas tenía tres hermanas, y a las cuatro en Burgos les llamaban Las Rojas. Imaginad lo que es eso en esa época, pero Franco no vio razón para cambiarles el apellido.

Hoy es el Día Mundial contra el Alzheimer, en la portada de Elpais.es ni lo nombran, están demasiado ocupados con la huelga en Madrid. En Elmundo tienes que ir a la sección de salud. Todo muy visible.

alzheimer cerebroMe acuerdo cuando mi abuela se perdía yendo al mercado, cuando le traían las vecinas a casa, cuando pensaba que mi abuelo era un extraño y le echaba de la cama por las noches. Recuerdo cuando al final teníamos que darle de comer, siendo completos desconocidos. Recuerdo cómo acabó siendo un mueble, recuerdo que mi madre perdía la paciencia dándole de comer y cómo olían sus pañales o sus gritos por las noches.

Pero también recuerdo que mi abuela se acordaba de repente de alguna canción de su juventud (la música fue lo último que se le olvidó), que tras dos años sin hablar decía tu nombre, o que soltaba alguna lágrima cuando le recordabas que su marido ya no estaba vivo, aunque no supiera que había estado casada con él cincuenta años ni pudiera abrir la boca para contestarte.

A mi Casilda me enseño que el Alzheimer es una enfermedad familiar. Allí todos la sufrimos y la padecimos. Mi madrey mi abuelo, los que más. Mi abuelo murió de cáncer a la mitad de la enfermedad de mi abuela. No he visto un hombre querer más a su mujer, aunque ya no fuera su mujer.

Casilda, durante 13 años era cada día menos mi abuela, pero a la vez seguía siendo mi abuela.

El viernes estoy en Burgos, a ver si subo una foto de Casilda.

 

 

 

 

La reflexión de Beginners va mucho más allá de lo anecdótico de que una persona de 74 años salga del armario. La peli no tiene nada que ver con el tema gay sino con las elecciones personales, con la familia y como lo que vivimos en casa nos marca a fuego.

¿Cómo nos marcan los errores de nuestros padres? ¿Hasta dónde su infelicidad nos aleja de nuestra felicidad? ¿Por qué nos hacemos la vida más difícil? ¿Por qué nos resulta tan difícil entregarnos?

Beginners movie
Muchas veces evitamos tomar decisiones no porque nos den miedo o porque sean incorrectas, si no porque es más fácil dejarse llevar e instalarse en la comodidad. Muchas veces esas decisiones no las tomamos porque nuestros padres y su vida nos han castrado inconscientemente y preferimos evitar todo lo que, a priori, nos pueda hacer llegar a estar igual. Eso le pasa a Ewan McGregor en esta peli, con una mirada incluso más triste de lo habitual.

Por eso evitamos el amor, evitamos tener familia y hasta cuidar de una mascota. Por eso pensamos que estando solos estamos mejor.  Por eso nos instalamos en la melancolía y en la autosuficiencia. Sobre todo ahora, que parece que depender de otra persona y tener sentimientos está mal visto, porque lo que importa es otro tipo de éxito.

Beginners identifica a u espectador en concreto: una generación de hijos con padres que son héroes de cara a la galería, pero infelices dentro de casa. Beginners habla de ese rechazo que tenemos de amar a otros por miedo a acabar igual. Preferimos quedarnos solos y evitar la tristeza, aunque sólo nos traiga más tristeza y nos quedamos literalmente sin perro que nos ladre. Ewan McGregor acaba hasta hablando con el perro.

Y lo peor es que cuando nuestros padres lo superan, por muy tarde que sea, nosotros nos quedamos estancados. Incluso cuando mueren, nuestros padres siguen adelante.  Nosotros, a veces, no.

el 13S de 2001, dos días después del 11S, se estrenó Cuéntame. Me acabo de enterar.

Han pasado diez malditos años, y esta serie que ya va por los 80, sigue pareciéndome la superior de las ficciones españolas. Su ironía, su humor, sus frases familiares, su vida de barrio, y sus personajes, sus referencias históricas (a veces surrealistas) y su tono, son insuperables. Perdí el hilo de la serie hace años, hasta que mi compañero Miguel Cuervo me recordó hace unos meses que la serie se superaba día a día. Y es verdad.

Ayer empezó la temporada 13, y  sigue siendo tan fascinante como el primer día, al menos para mi. Y creo que debería ser visionado obligatorio en el colegio (por la historia, y por muestra de cómo se debe hacer y escribir una serie de ficción, o cualquier relato).

La Inés supera su adicción a la heroína, Merche cumple 50 años y la abuela se va a Sagrillas con la nieta (ese pueblo inventado), el Toni vive en Roma y va un día a soprender a su madre… (me recuerda a mi sólo que a mi madre le dio exactamente igual que yo volviera de Berlin 24 horas para darle una sorpresa).

Y es que si algo es Cuéntame, es una serie sobre la familia, ese refugio donde hagas lo que hagas, siempre te reciben con los brazos abiertos. Pero Cuéntame huye de esa ñoñería y el tópico de las series “familiares”, de las buenas intenciones. Es una serie que muestra la mierda por la que todos hemos pasado en este país, y  todo lo que eso nos ha unido, y cómo LAS MADRES Y LAS ABUELAS han sido el epicentro y el salvavidas de todas nuestras familias.

A todos nos ha dado un tortazo nuestra madre, todos hemos pasado por la adolescencia, la pérdida de la inocencia, la rebeldía, creer que cambiaríamos el mundo, la madurez, la emigración, el sexo, la riqueza, la pobreza, el amor, el deesamor… pero lo que me fascina es como lo trata la serie: con NATURALIDAD (en el guión, en la actuación, en el lenguaje).

Así empezó, lo que no se es si un día acabará, o si será una serie futurista al paso que va. Quién sabe, por mi, eterna vida a los Alcántara!

Recuerdo perfectamente como con 9 años escuchaba El Fallo Positivo, de Mecano.

Recuerdo como le robaba el cassete de Aidalai a mi hermana. Recuerdo como el tema abría el disco con ese susurro de Torroja y como la canción se rompía en mil pedazos en el estribillo, casi obligándome a bajar el volúmen. Recuerdo que entonces yo pensaba que Mecano era el nombre de Ana Torroja y mi hermana se hartaba de explicarme que eran tres.

Recuerdo como entendía su significado general, su historia de amor, sin tener ni idea de lo que era el VIH. No sabía que significaba eso de positivo, pensaba que era algo bueno, entendía que era una historia de destrucción y amor, pero la palabra “positivo” se me escapaba.

Entendía perfectamente que la canción hablaba del amor, de los prejuicios, de una sociedad que mira distinto a algunos y entendía que había mucha rabia y dolor en la letra. Pero no entendía por qué.

Recuerdo en 2008 escuchar por primvera vez El Fallo Positivo en directo, en un concierto de Torroja. Recuerdo mi vellete de punta, ese vellete que se te pone cuando algo que has mamado en la infancia lo escuchas sobre un escenario, años después, dándole más trascendencia de la que tiene.

A través de los años, El Fallo Positivo ha ido mutando de significado para mi. Ahora lo entiendo, y es igual de triste, y eso que ahora se supone que todo ha cambiado.

Y es que tú eres lo que más quiero, y sin tí la vida es un cero.

Breaking bad cada dia se supera. En el sexto capítulo de la cuarta temporada , Walter convence a unas hondureñas para que le ayuden a limpiar. Son tan monas, lo hacen tam bien y el mete la pata tan bien como siempre que acaban deportadas de vuelta a su país. Esta es la esencia de Breaking bad: cómo uno la puede cagar hasta el fondo sin tener la mínima mala intención. Gracias

20110913-233224.jpg

Creo que Runaway, de Kanye West, es uno de los temazos favoritos de toda mi vida. No sólo ese piano interminable o esa base jay z, ese pusha. Para mi  Runaway de Kanye West, es una de las obras de arte más completas audiovisualmente hablando.

Arriba, esta película de media hora que contenía casi todos los cortes de My Beautiful Dark Twisted Fantasy, un disco que ya quisieran cualquier Alicia Keys / Jay z / Rihanna ser capaces de hacer, desde el segundo 1 hasta el final.

Creo que Beyoncé y Eminen son los únicos que le llegan a los talones a este tío. Y eso que All of the lights , con Rihanna y otras ochentamil voces (Keys, Fergie…) , es capaz de provocar esa epilepsia (cerebral y visual) cercana al éxtasis de los que adoramos la música negra. Se agradece que esta gente con tanta pasta se atreva a arriesgar y a hacer obras de arte.

Muchas veces un consultor SEO se verá en esta situación: buscar entre decenas y cientos de web un atisbo de calidad para colocar sus links.

Rebuscar entre la basura nunca ha sonado mejor. A veces se tienen días buenos, a veces malos, y otros días te sientes como un vagabundo sólo que sin respirar aire libre. Te pasas el día respirando esa caca que hay por internet, y encima algunos pretenden que les pagues por su caca.

Hasta que uno no se dedica a esto, no sabe cuánta marranez hay en internet, en el sentido pornografico del contenido. Cuánto contenido creado de la nada para conseguir colocar un link, qué negocio, pero qué cutre. Ni siquiera es legal.

De vez en cuando uno encuentra una joyita, una web diferente, y es que, aunque a veces no le importe tanto a Google, a un SEO siempre le gusta encontrarse algo que brille entre la mierda, por aquello de sonreír un ratito.

Es como este vídeo sobre el cubo de basura más grande del mundo.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.