archivo

Películas

La reflexión de Beginners va mucho más allá de lo anecdótico de que una persona de 74 años salga del armario. La peli no tiene nada que ver con el tema gay sino con las elecciones personales, con la familia y como lo que vivimos en casa nos marca a fuego.

¿Cómo nos marcan los errores de nuestros padres? ¿Hasta dónde su infelicidad nos aleja de nuestra felicidad? ¿Por qué nos hacemos la vida más difícil? ¿Por qué nos resulta tan difícil entregarnos?

Beginners movie
Muchas veces evitamos tomar decisiones no porque nos den miedo o porque sean incorrectas, si no porque es más fácil dejarse llevar e instalarse en la comodidad. Muchas veces esas decisiones no las tomamos porque nuestros padres y su vida nos han castrado inconscientemente y preferimos evitar todo lo que, a priori, nos pueda hacer llegar a estar igual. Eso le pasa a Ewan McGregor en esta peli, con una mirada incluso más triste de lo habitual.

Por eso evitamos el amor, evitamos tener familia y hasta cuidar de una mascota. Por eso pensamos que estando solos estamos mejor.  Por eso nos instalamos en la melancolía y en la autosuficiencia. Sobre todo ahora, que parece que depender de otra persona y tener sentimientos está mal visto, porque lo que importa es otro tipo de éxito.

Beginners identifica a u espectador en concreto: una generación de hijos con padres que son héroes de cara a la galería, pero infelices dentro de casa. Beginners habla de ese rechazo que tenemos de amar a otros por miedo a acabar igual. Preferimos quedarnos solos y evitar la tristeza, aunque sólo nos traiga más tristeza y nos quedamos literalmente sin perro que nos ladre. Ewan McGregor acaba hasta hablando con el perro.

Y lo peor es que cuando nuestros padres lo superan, por muy tarde que sea, nosotros nos quedamos estancados. Incluso cuando mueren, nuestros padres siguen adelante.  Nosotros, a veces, no.