archivo

series

el 13S de 2001, dos días después del 11S, se estrenó Cuéntame. Me acabo de enterar.

Han pasado diez malditos años, y esta serie que ya va por los 80, sigue pareciéndome la superior de las ficciones españolas. Su ironía, su humor, sus frases familiares, su vida de barrio, y sus personajes, sus referencias históricas (a veces surrealistas) y su tono, son insuperables. Perdí el hilo de la serie hace años, hasta que mi compañero Miguel Cuervo me recordó hace unos meses que la serie se superaba día a día. Y es verdad.

Ayer empezó la temporada 13, y  sigue siendo tan fascinante como el primer día, al menos para mi. Y creo que debería ser visionado obligatorio en el colegio (por la historia, y por muestra de cómo se debe hacer y escribir una serie de ficción, o cualquier relato).

La Inés supera su adicción a la heroína, Merche cumple 50 años y la abuela se va a Sagrillas con la nieta (ese pueblo inventado), el Toni vive en Roma y va un día a soprender a su madre… (me recuerda a mi sólo que a mi madre le dio exactamente igual que yo volviera de Berlin 24 horas para darle una sorpresa).

Y es que si algo es Cuéntame, es una serie sobre la familia, ese refugio donde hagas lo que hagas, siempre te reciben con los brazos abiertos. Pero Cuéntame huye de esa ñoñería y el tópico de las series “familiares”, de las buenas intenciones. Es una serie que muestra la mierda por la que todos hemos pasado en este país, y  todo lo que eso nos ha unido, y cómo LAS MADRES Y LAS ABUELAS han sido el epicentro y el salvavidas de todas nuestras familias.

A todos nos ha dado un tortazo nuestra madre, todos hemos pasado por la adolescencia, la pérdida de la inocencia, la rebeldía, creer que cambiaríamos el mundo, la madurez, la emigración, el sexo, la riqueza, la pobreza, el amor, el deesamor… pero lo que me fascina es como lo trata la serie: con NATURALIDAD (en el guión, en la actuación, en el lenguaje).

Así empezó, lo que no se es si un día acabará, o si será una serie futurista al paso que va. Quién sabe, por mi, eterna vida a los Alcántara!

Breaking bad cada dia se supera. En el sexto capítulo de la cuarta temporada , Walter convence a unas hondureñas para que le ayuden a limpiar. Son tan monas, lo hacen tam bien y el mete la pata tan bien como siempre que acaban deportadas de vuelta a su país. Esta es la esencia de Breaking bad: cómo uno la puede cagar hasta el fondo sin tener la mínima mala intención. Gracias

20110913-233224.jpg

Esa boquita de pichón, esos morritos de Valladolid que sólo se abren para meterse con la izquierda, con los perroflautas y con todos los que no vistan de color camel, como en su tierra natal. Esa boquita de pichón que se abre sólo para apoyar reformas de la Constitución sin permiso de los españoles, ella que es super democrática, seguro que se está tirando de los pelos.

Nuestra amiga Soraya Sáenz de Santamaría sólo hace una cosa: hacerse fotos junto a Mariano, quererle y adorarle. Quién le iba a decir que ser tan fiel algún día le haría acercarse a la Moncloa. Tranqui Soraya, sólo te quedan dos mesecitos, en Valladolid te van a poner una calle.

En Valladolid hay rojas y azules, la otra muchachita de Pucela es la roja, la Velasco. Sin embargo Soraya sabe bien cómo abrir la boca para soltar maldades, como Concha, o más bien como Carmen Orozco. Cómo somos los de secano! Y es que le pega más a Soraya que a Concha decir eso de: “A esta familia no la separa ni Dios”.

Es lo que Soraya le diría a Rajoy y a Espe, lo que diría al Foro de la Familia, lo que diría a los jóvenes de la JMJ, al Papa, y lo que NO diría a una madre soltera, porque ella no es familia. Soraya, de Valladolid, muy íntegra y muy digna, muy Carmen Orozco, pero dudo que fuera jamás una Chica de la Cruz Roja.

Seguro que de pequeñita Soraya también dijo eso de: “Mamá, quiero ser artista!” , sólo que prefirió actuar en el Congreso.